Saberes de la experiencia: nueva publicación de Movimiento Pedagógico

Docencia 60 / diciembre 2016

Movimiento Pedagógico

Seminario de Movimiento Pedagógico en Padre Las Casas, septiembre de 2016Seminario de Movimiento Pedagógico en Padre Las Casas, septiembre de 2016

Tras el intenso trabajo desarrollado durante 2015 y 2016 por el Movimiento Pedagógico, vemos concretarse la publicación del libro Saberes de la experiencia. Relatos pedagógicos de docentes de Chile, el que reúne una treintena de textos de profesores y profesoras que participaron en los seminarios-talleres del proyecto “Documentación Narrativa de Experiencias Pedagógicas” realizados en diversas comunas del país, desde Vallenar a Chiloé.

Tras el intenso trabajo desarrollado durante 2015 y 2016 por el Movimiento Pedagógico, vemos concretarse la publicación del libro Saberes de la experiencia. Relatos pedagógicos de docentes de Chile, el que reúne una treintena de textos de profesores y profesoras que participaron en los seminarios-talleres del proyecto “Documentación Narrativa de Experiencias Pedagógicas” realizados en diversas comunas del país, desde Vallenar a Chiloé. A estos asistieron docentes de diferentes establecimientos educacionales (la mayoría públicos) de cada comuna, llegando a participar alrededor de 300 personas. En cada uno de los encuentros vimos emerger decenas de historias que dan cuenta de la complejidad de la labor docente en sus dimensiones pedagógica, política, social y emocional, algunas de las cuales hoy se dan a conocer en esta obra.

La intención de publicar los relatos producidos es que, por un lado, otros docentes del país puedan conocer estas experiencias, relacionarlas con sus propias prácticas, reconocerse en ellas y animarse a ser también docentes narradores; por otro, buscamos que quienes no son profesores, conozcan de primera fuente la complejidad del trabajo docente y contribuyan así a su revalorización. Más allá de estos objetivos, y como trasfondo de este proyecto de largo aliento que constituye la documentación narrativa en el seno del Movimiento Pedagógico, está la necesidad de legitimar el conocimiento docente que surge de su experiencia en las diversas comunidades educativas, y que constituyen al docente no solo en un profesional que construye situadamente, día a día, los procesos de enseñanza-aprendizaje, sino también en directo conocedor de las necesidades de las escuelas y los estudiantes, y actor fundamental de cualquier proyecto de transformación del sistema educativo. Este es, finalmente, uno de los objetivos político-pedagógicos que sustenta las reivindicaciones del Movimiento Pedagógico, al que la obra que hoy publicamos, Saberes de la experiencia, pretende ser un aporte.

El libro es prologado por Daniel Suárez, doctor en Ciencias de la Educación, académico de la Universidad de Buenos Aires y director del programa de extensión universitaria “Red de Formación Docente y Narrativas Pedagógicas”, quien ha sido uno de los principales impulsores de la documentación narrativa en Argentina. Además de los relatos, que constituyen el grueso de la publicación, el libro contiene un capítulo de cierre escrito por los académicos de la Universidad de Chile, Ana Arévalo y Mauricio Núñez, y la profesora de danza Yasna Lepe, quienes colaboraron estrechamente en el desarrollo del proyecto, acompañando y guiando la reflexión de los docentes.

El proyecto “Documentación Narrativa de Experiencias Pedagógicas”, apoyado por la Internacional de la Educación, formó parte de un esfuerzo del Colegio de Profesores de Chile por darle un nuevo impulso al Movimiento Pedagógico, a través del trabajo en núcleos de docentes bajo una metodología de reflexión crítica colectiva y de escritura individual y recursiva, mediante la cual los y las docentes dan cuenta de experiencias significativas de su trayectoria profesional, relevando sus propias formas de nombrar, sentir e interpretar el ejercicio docente.

La iniciativa de Movimiento Pedagógico surgió en el contexto del gran debate –que ya lleva varios años de desarrollo– sobre políticas educativas en nuestro país, y en el que el gremio docente ha debido luchar por ser escuchado, defendiendo en cada instancia el rol de los profesores y profesoras como actores centrales del sistema educacional, y primeros conocedores de las necesidades del mismo. En ese contexto, se planteó el imperativo de articular y relevar la voz docente respecto a lo pedagógico –el que ya estuvo a la base de la creación del Movimiento Pedagógico tras las determinaciones tomadas en el Primer Congreso Nacional de Educación, desarrollado por el Colegio de Profesores en 1997–.

Desarrollo del proyecto 20152016

La propuesta de trabajo en seminarios-talleres que hemos desarrollado apunta a apropiarse de la metodología y sus fundamentos teóricos, e iniciar la exploración de la escritura en grupos. En cada uno de los once seminarios desarrollados estos dos años han participado entre 20 y 50 docentes, y estos se realizaron en Santiago (comunas de Macul, Santiago Centro, Pedro Aguirre Cerda y Estación Central), Valparaíso (en dos oportunidades, en 2015 y 2016, con grupos diferentes), Quilpué, Chiloé, Chillán, Vallenar y Padre Las Casas.

A lo largo del proyecto fue evolucionando la forma de plantear y guiar el trabajo con los docentes, adecuándonos a las diferentes realidades y a lo que la experiencia nos mostró como dificultades, oportunidades y aciertos. Si bien el ideal fue generar núcleos de docentes que luego continuaran el trabajo de reflexión autónomamente y en sucesivas sesiones, solo en algunas comunas ha logrado dar continuidad al trabajo bajo esta modalidad, destacando los grupos de Santiago Centro, Macul, Valparaíso y Estación Central.

Independientemente de las transformaciones en la forma de trabajo, como elementos de cada seminario estuvieron siempre presentes la contextualización histórica y gremial del Movimiento Pedagógico; la exposición de los fundamentos teóricos y metodológicos de la documentación narrativa –así como la referencia a experiencias similares nacionales e internacionales–; la lectura de relatos de otros docentes a modo de ejemplos; y, de manera central, el desarrollo de un taller práctico que constó de diferentes momentos de exploración de la memoria a través de la escritura, la oralidad y la corporalidad, este último elemento especialmente desde el 2016.

Así, en cada seminario se dieron instancias de trabajo individual (escritura y reescritura), en duplas (oralidad y escucha atenta) y en núcleos de sistematización de no más de ocho personas, donde se desarrolló una dinámica de intercambio de relatos, preguntas y observaciones, así como el análisis y reflexión sobre las experiencias pedagógicas de cada uno de los miembros del núcleo. Cada docente narrador leyó su relato y sus pares le hicieron preguntas y comentarios, solicitándole que describiera con más profundidad algún pasaje del texto, que aclarara algún hecho o bien clarificar el contexto, para ayudarlo a generar una mejor descripción y explicitación de la experiencia. Con esta dinámica de preguntas y comentarios se apunta especialmente a que el docente narrador profundice e integre las características fundamentales de la experiencia abordada. Luego de rememorar y reflexionar, el docente narrador integra, si así lo decide, dichos aspectos e información al texto. El escrito finalmente aspira a ser comprensible para cualquier persona, no solo por quienes son parte de la misma comunidad educativa.

En el desarrollo del proyecto ha sido fundamental el compromiso y apertura de cada uno de los docentes participantes, quienes confiaron en nosotros y en sus pares para iniciar un camino de exploración de sus memorias, muchas veces dolorosas, para transformarlas en experiencias y saberes pedagógicos. Asimismo, han jugado un rol fundamental Ana Arévalo, Mauricio Núñez y Yasna Lepe, quienes en cada sesión explicaron la metodología a los participantes y establecieron un clima de escucha atenta, respeto y conexión con el otro, generando las condiciones para la reflexión profunda que se dio en cada oportunidad.

Recuperar la voz y memoria docente: su sentido político

Los relatos contenidos en el libro Saberes de la experiencia. Relatos pedagógicos de docentes de Chile, son el resultado de una primera aproximación a la escritura, en la cual invitamos a los y las profesoras a rememorar un momento significativo de su vida profesional, un punto de inflexión que hayan marcado un antes y un después, o una situación que aun los inquiete o motive. A través de las diferentes instancias de reflexión, cada docente abordó y profundizó en una experiencia elegida por ellos, y la trabajó en forma de relato, contextualizándola en un tiempo y un espacio. Qué constituye una experiencia significativa depende de cada docente, pero en términos generales surgieron aquellas que tienen que ver con los roles asumidos en la escuela, desafíos relevantes o momentos que han incidido en la conformación de su identidad como docentes. Como trasfondo de muchos de los episodios relatados están latentes preguntas como ¿qué es educar?, ¿para qué educar?, ¿qué tipo de profesor soy y quiero ser?, ¿hasta qué punto el sistema educativo está determinando mi rol docente?

La reflexión colectiva, fundamentada siempre en el respeto, la confianza, la horizontalidad y la confidencialidad, alimentó e impulsó la reflexión personal y la escritura de cada docente narrador. Los miembros de cada grupo intercambiaron comentarios de orden pedagógico y ético, a partir de los cuales se desarrolló un diálogo fértil y profundo, y se fue hilando una reflexión crítica sobre las experiencias escolares, el rol docente y la educación. Es en esos momentos de diálogo cuando emergieron de la memoria docente las prácticas que le dan sentido a educar y que, al rememorarlas, verbalizarlas, exponerlas en diálogo con los otros y escribirlas, se transforman en experiencias, saberes y voces de resistencia. Así, tras el recuerdo y la reflexión desde el presente, emerge el sentido de la profesión docente que, a la luz de estas experiencias, se revela como un imperativo ético: dignidad, amor y resistencia frente la deshumanización de las relaciones sociales en contextos educacionales.

Tomar la palabra, para relatar en primera persona la experiencia docente frente a los pares, es un ejercicio que para muchos de los participantes del proyecto constituyó un “por primera vez”. La escritura a la que están habituados los profesores en las escuelas y liceos es aquella que surge de las exigencias de la eficiencia, la rendición de cuentas y la burocracia del sistema educacional, y está constreñida por sus moldes y normas. La despersonalización, la ausencia de crítica, el ocultamiento de la subjetividad y de la visión personal del docente sobre los procesos educativos, son requisitos para hacer uso de esas escrituras. El resultado: la deslegitimación de la experiencia docente, la pérdida de la propia voz y la instalación de la sospecha sobre su profesionalidad.

El ejercicio de la documentación narrativa es parte de un proceso de reconstrucción y restitución de la voz docente, en un registro amplio y rico de su experiencia, que pone como eje de la enunciación de esta el propio punto de vista, formado por conocimientos previos, experiencia, subjetividad y visiones pedagógicas. Se trata de un paso indispensable para la construcción, libremente y como colectivo, de la identidad y rol docentes. Es por esto que afirmamos que la documentación narrativa tiene un profundo sentido político, porque es desde este punto primario y fundamental de empoderamiento que los profesores y profesoras pueden plantear transformaciones educativas y nuevas visiones pedagógicas, con un sentido crítico que alcanza desde el propio rol al sistema educativo en su conjunto.

En nuestro país dicho proyecto de recuperación y resistencia tiene una dificultad mayor, pues han sido décadas de silenciamiento de la voz docente, producida por una violencia estructural que comienza en la Dictadura cívico-militar y continuó bajo los llamados gobiernos de transición a la democracia. Esperamos que este libro sea un aporte para esa lucha.

Nuevos desafíos

Podemos decir, tras dos años de desarrollo del proyecto “Documentación Narrativa de Experiencias Pedagógicas”, que el camino hasta aquí recorrido es un primer paso para la construcción de una práctica que puede llegar a ser tan significativa en términos de su alcance, como lo ha sido en países como Argentina y Colombia. Vamos a perseverar como Colegio de Profesores estimulando la participación de los docentes para alcanzar un mayor compromiso y constancia de los profesores y profesoras participantes en el seguimiento de sus relatos y en el trabajo de reflexión con sus pares; también, para multiplicar la cantidad de núcleos y profesores participantes, de manera de expandir y afianzar la práctica entre los docentes, así como lograr que los que hoy participan sean gestores de nuevos núcleos de docentes narradores en sus propias comunidades educativas.

La narración de experiencias significativas de la biografía docente es, como planteamos, una primera etapa en un proyecto de más largo aliento, un primer paso de reconstrucción de la confianza y compromiso entre pares, y de recuperación de la voz docente. Esta primera provocación busca sensibilizar a cada docente invitándolo a mirar su experiencia, a expresarla y hacer de esta la base desde la cual ejerce legítimamente su rol y construye colaborativamente junto a sus pares. El paso siguiente, y que constituye un gran desafío, es abordar otras modalidades de documentación narrativa, como son la sistematización de proyectos colectivos y la sistematización de casos pedagógicos –una narración detallada de una situación presente en la escuela que hoy me interpela en mi calidad profesional, identitaria y ética, así como en mi disposición reflexiva–, profundizando en la reflexión crítica y colectiva en un proceso que requiere de un periodo mayor para desarrollarse, que permita la indagación directa, la lectura de bibliografía y la discusión y colaboración permanente con nuestros pares.

Finalmente, uno de los desafíos fundamentales que ahora vemos planteado, es afianzar el reconocimiento público de la documentación narrativa como herramienta válida para dar cuenta de la construcción de saberes pedagógicos por parte de docentes en ejercicio, lo que no puede ir sino acompañado de la legitimación de un espacio de reflexión docente colectiva, sistemática y horizontal en las propias escuelas.

AUTOR

Movimiento Pedagógico

compartir