Liderazgo colaborativo-democrático: una experiencia en el Liceo Ríos de Chile de Lirquén

Docencia 60 / diciembre 2016

Reflexiones Pedagógicas

cuidado-medioambienteb

¿Cómo se construye una escuela donde el trabajo colaborativo sea la práctica consciente y cotidiana de una comunidad educativa? En este artículo, docentes directivos del Liceo Ríos de Chile dan cuenta de su experiencia de más de 15 años, en la cual, desde la gestión democrática y el liderazgo distribuido, han logrado articular los diferentes estamentos de la escuela en torno a un proyecto común crítico, inclusivo y sustentable.

Para comenzar, contaremos algo de nuestra historia institucional. Nacimos en el año 2000, debido a que se crea la población Ríos de Chile en el último cerro de la ciudad de Lirquén, perteneciente a la comuna de Penco, región del Bíobío, la cual albergaba a 2.500 familias provenientes de distintos sectores urbanos marginales de la provincia de Concepción.

En un comienzo nuestro establecimiento se crea como escuela, para que atendiera a estudiantes desde los niveles de prebásica a octavo básico, dando respuesta educacional a las nuevas familias que llegaban a la ciudad de Lirquén. Más tarde, viendo las necesidades de esta misma población, nos transformamos en liceo técnico-profesional.

Estamos situados, literalmente, en la punta de un cerro, con una vista privilegiada hacia la bahía de Concepción; sin embargo, en un principio esto se vio, a nivel de docentes, como una debilidad, ya que estábamos muy aislados de las poblaciones de Lirquén. Al poco andar pudimos apreciar que esta era una tremenda fortaleza, ya que estábamos rodeados de un parque natural, con árboles nativos, copihüeras y aves del litoral costero, además de la diaria despedida con atardeceres de las mejores postales que pudiéramos encontrar. Nuestros niños y jóvenes disfrutan de la libertad que provee todo esto, donde casi no existen cercos, y permanecen en el recinto solo por convicción propia. Ante esto, nace el primer eslogan que nos identificará por muchos años: “Somos una ventana al mundo”, lema que invitaba a nuestros estudiantes y comunidad a pensar que nada es imposible, y que todos los sueños pueden ser reales, que el mundo les pertenece y que todo depende de la fuerza y energía de cada uno. Con esto idealizábamos pensar que, desde este cerro, deberíamos ser luz para Lirquén, con la idea de siempre aportar a los habitantes lirqueninos y que estos sintieran que la comunidad Liceo Ríos de Chile estaba a su servicio, para aportar a su desarrollo educacional y cultural.

El liceo actualmente atiende a una población de alta vulnerabilidad, con una matrícula de 486 estudiantes, en los niveles de prebásica a 4to año medio de enseñanza técnico-profesional en la carrera de Administración con las especialidades de Recursos Humanos y Logística, provenientes de diversos sectores de la comuna. Además, cuenta con 43 profesores, especialistas en diferentes áreas del currículum.

El primer paso que dio la comunidad escolar para insertarse y contribuir al territorio donde está emplazado el liceo, fue el diagnosticar que había una carencia de líderes positivos que respetaran el bien común por sobre su propio protagonismo. Debido a esto, se realizaron diversas acciones, como por ejemplo, postulamos a proyectos gubernamentales, donde el equipo técnico-directivo era el único expositor de diversos talleres, todos apuntando al desarrollo personal de las organizaciones vivas del sector. Sin duda, esta entrega trajo consigo grandes frutos en la ciudad de Lirquén, y a nosotros, los docentes recién llegados al sector, nos permitió que nos conocieran como personas, como profesionales, dispuestos a dar una entrega desinteresada con el único fin de fortalecer dichas comunidades. Es necesario expresar que todo esto trajo consigo una incomprensión por parte de las autoridades educacionales comunales respecto al porqué hacer talleres de líderes a personas que no estaban relacionadas directamente con el establecimiento educacional, como también el porqué aplicar la horizontalidad en la gestión. Para nosotros, el equipo técnico-directivo, era fundamental involucrarnos y arraigarnos en el territorio, siendo parte de él, ya que nuestra idea es educar a partir de las propias experiencias de nuestros educandos y sus familias, respetando siempre un diálogo y comunicación horizontal, y no por sobre ellos.

Para nosotros, el equipo técnico-directivo, era fundamental involucrarnos y arraigarnos en el territorio, siendo parte de él, ya que nuestra idea es educar a partir de las propias experiencias de nuestros educandos y sus familias, respetando siempre un diálogo y comunicación horizontal.

Como comunidad hubo que formular nuestra visión en un trabajo colaborativo entre los diferentes estamentos que respondiera a una idea-fuerza que integrara los esfuerzos de todos y cada uno de los que participarían en la construcción de la nueva cultura escolar: “Jóvenes felices, creativos, libres transformadores de sus vidas y comprometidos con la sociedad”.

Con esta mirada se destierra el pensamiento academicista, el cual está orientado principalmente a los resultados. Nuestra lucha ha sido siempre ir contra los rankings, basados en la competencia y en el individualismo, dos aspectos que llegaron para quedarse con la nueva mirada en la educación pública basada en el neoliberalismo.

Al encontrarnos cara a cara con la realidad, pudimos apreciar que, en su diversidad, nuestros niños, niñas y jóvenes tenían muchos aspectos positivos, que debían ser desarrollados en una integridad que iba mucho más allá que una cifra, como lo determinan las pruebas estandarizadas. Lograr la felicidad, como lo declara nuestra visión, en un contexto de desarrollo personal y aportar a la creación del proyecto de vida de cada uno de nuestros estudiantes, apoyando y facilitando, para que ellos puedan hacer realidad dichos proyectos; que sean personas felices que aportan a su comunidad y contribuyan a crear una sociedad más justa y equitativa.

La educación para nosotros es, entonces, un proceso de transformación de personas; con espíritu crítico, con una posición clara y definida frente a la vida, que responden a sus propias convicciones, aportando siempre a un bien común. Cada año podemos decir “tarea cumplida”, cuando un 85% de nuestros estudiantes obtiene su titulación de Técnico en Administración, logrando movilidad social; cuando nuestros estudiantes egresados se insertan con éxito laboralmente, cuando continúan estudios utilizando los múltiples convenios que posee el liceo con institutos de educación superior, acortando los tiempos para obtener su título.

Todo lo anteriormente mencionado, ha traído grandes satisfacciones para la comunidad escolar; sin embargo, no podemos dejar de mencionar que no siempre hemos sido entendidos y comprendidos por las autoridades educacionales comunales, catalogándonos como una comunidad en resistencia, por debatir las políticas educacionales y por defender el verdadero sentido de la educación pública de acuerdo a nuestro paradigma.

¿Cómo se hace vida el liderazgo colaborativo-democrático?

Basados en la visión de nuestro establecimiento “Jóvenes felices, creativos, libres transformadores de sus vidas y comprometidos con la sociedad”, nace la idea de trabajar en el fortalecimiento de la calidad social, entendiendo este concepto como primeramente la valoración de cada uno de los estudiantes y la toma de conciencia de sus fortalezas y debilidades, en el contexto de comunidad, con la idea que cada uno de nuestros estudiantes sea un agente transformador de su territorio, la cual se logra con un sentido de comunidad, cuyo objetivo primordial es el bien común. Ello requiere un trabajo colectivo, que involucre a todos los integrantes de la unidad escolar: estudiantes, padres y apoderados, asistentes de la educación y docentes, en una relación de horizontalidad, que implica una toma de decisiones a partir de las reflexiones y debates colectivos, un compromiso de todos y el sumar agentes externos que aportan a la comunidad, como son las redes de apoyo. Actualmente contamos con programas de vida sana, además de Senda (Servicio Nacional del Consumo de Drogas y Alcohol), Cedeus (Centro de Desarrollo Urbano Sustentable de la Universidad de Concepción), universidades e institutos de educación superior, empresas de la zona, entre otras.

Ante esta visión colectiva nace la construcción de un organigrama circular, cuyo centro son los estudiantes y sus familias, donde el motor para impulsar sus proyectos de vida es la interacción entre los distintos estamentos de la comunidad escolar, los cuales se retroalimentan.

Ante esta visión colectiva nace la construcción de un organigrama circular, cuyo centro son los estudiantes y sus familias, donde el motor para impulsar sus proyectos de vida es la interacción entre los distintos estamentos de la comunidad escolar, los cuales se retroalimentan entre sí a la luz de los sellos educativos que permean toda la gestión institucional: el currículum, la convivencia escolar y el liderazgo propiamente tal.

 

En relación a los sellos educativos que identifican a esta comunidad escolar podemos mencionar:

Liceo sustentable: Significa que el establecimiento educacional apunta a una formación de ciudadanos con valores, habilidades y actitudes necesarias para lograr una convivencia armónica entre los seres humanos, su cultura y su medio biofísico circundante. En el ámbito curricular-pedagógico, este sello incorpora los temas medio ambientales, el trabajo en valores, la integración de la familia al proceso educativo, las actividades al aire libre y la innovación pedagógica. En el ámbito de la gestión, trabaja eficiencia energética (agua y luz), reciclaje, producción vegetal sustentable, prácticas de vida saludable, hermoseamiento del recinto y comité ambiental. Por último, en el ámbito de las relaciones con el entorno, comprende el trabajo con la comunidad, obras de mejoramiento ambiental, incorporación de redes de apoyo, difusión ambiental y promoción de la sustentabilidad.

Liceo inclusivo: El Liceo Ríos de Chile está preparado para dar respuesta a la diversidad de intereses, costumbres, sensibilidades, capa­cidades y características de todos los miembros de la comunidad educativa, especialmente de los y las estudiantes, conformando un espacio protector en el que todos se sientan acogidos y valorados como sujetos únicos e individuales. La inclusión educativa apunta a eliminar toda forma de exclusión social como consecuencia de las actitudes y respuestas ante la diversidad social, cultural y natural.

Liceo saludable: Tiene como objetivo el desarrollo de habilidades y destrezas para el cuidado de la salud tanto física como mental de nuestros estudiantes, de sus familias y de la comunidad en general. Realiza acciones integrales de promoción de la salud en torno al centro educativo, como una oportunidad para “la vida, el trabajo y el aprendizaje”.

Liceo democrático con calidad social: Es la opción preferente de buscar distintas estrategias y caminos que nutran los diferentes proyectos de vida que existen en los integrantes de la comunidad educativa Liceo Ríos de Chile. Es por ello que buscamos elevar a lo más alto la particularidad de cada uno de nosotros, comprendiendo que somos agentes de transformación permanente, queremos otra sociedad y trabajamos para ello.

diagrama-liceo-rios-de-chile

En relación a referentes teóricos en los cuales se basa el liderazgo colaborativo, podemos mencionar el planteamiento de Stephen Anderson, cuyos principios expresan nuestras propias prácticas pedagógicas: crear “estructuras que facilitan el desempeño del trabajo colectivo, como la creación de tiempos y espacios comunes de planificación, el establecimiento de estructuras grupales para la resolución de problemas, una mayor distribución del liderazgo en tareas específicas asociadas al proyecto de mejoramiento escolar” (Anderson, 2010). Como comunidad escolar sentimos la necesidad de declarar en nuestro liderazgo colaborativo lo democrático, es así como ustedes lo podrán apreciar en el análisis que desarrollamos a continuación.

  1. Crear estructuras que facilitan el desempeño del trabajo colectivo

Nosotros, como establecimiento educacional donde prima el ser comunidad de aprendizaje, fortalecemos los liderazgos a partir de una estructura que, si bien es cierto existe en otros establecimientos, la diferencia es que acá desarrollamos un trabajo colectivo que se manifiesta en cómo se llevan a cabo los procesos de gestión, la toma de decisiones y cómo se realiza la articulación entre lo curricular y los y las personas encargadas de acompañar y monitorear estos procesos. Todo se hace en una horizontalidad basada en un clima de respeto, tolerancia, empatía y comunicación efectiva.

  1. Líderes de departamento: existen nueve departamentos en la estructura de gestión: educación parvularia, arte y psicomotricidad, lenguaje, matemática, técnico- profesional, ciencias, historia y geografía, inglés, y educación diferencial, los cuales son escogidos y validados por sus pares, considerando un perfil entregado por el equipo técnico-directivo, cuyo trabajo se realiza en un clima colaborativo y de confianza. Cada departamento a principio de año formula un plan estratégico, que considera los objetivos, las metas, estrategias, tiempos, recursos y evaluación en relación al logro de los objetivos institucionales, lo que le brinda autonomía a cada uno de estos.
  1. Líderes por sello institucional: Existe un docente responsable de cada sello institucional, en relación a su motivación y experticia, los cuales conforman y organizan un trabajo colaborativo en relación a fortalecer cada uno de estos sellos, haciéndolos vida en la comunidad escolar. Cada docente eligió en forma voluntaria y respondiendo a su propio interés, un sello determinado, asumiendo roles dentro de este en las diferentes actividades, en relación a un plan de trabajo que se evalúa y monitorea durante todo el año escolar.
  2. Equipo técnico-directivo: Conformado por directora, coordinadora académica, coordinadora pedagógica, inspectora general, encargada de convivencia escolar, coordinadores de ciclo menor, mayor y orientación; quienes cumplen la función de organizar y distribuir tareas en relación a los roles y funciones de cada uno de los integrantes que lo conforman. Otra de sus tareas es persuadir y motivar a los integrantes de la unidad educativa en dar lo mejor de sí para el logro de los objetivos en común.
  1. Coordinadores de ciclo: Existen dos coordinadores: de ciclo menor, el cual involucra de pre-básica a sexto año de enseñanza básica; y de ciclo mayor, el que abarca desde séptimo año de enseñanza básica a cuarto medio técnico-profesional. La función de los coordinadores es apoyar y coordinar el trabajo de los docentes de cada ciclo, promoviendo el trabajo en equipo y la búsqueda de diferentes estrategias que aporten y apoyen el desarrollo integral de todos los estudiantes.
  1. Estudiantes: Existe un centro de estudiantes elegido anualmente en forma democrática, donde participan los niveles desde séptimo a cuarto año medio técnico-profesional. El centro de estudiantes cuenta con cinco integrantes, los cuales realizan reuniones semanales con dos líderes de cada curso del ciclo mayor. Estos también son elegidos en forma democrática por sus pares. Cuando una lista se presenta a elecciones para el centro de estudiantes, dan a conocer un plan de trabajo a todos en una asamblea general, por lo tanto, cuando votan, están optando por ese plan de trabajo. Existe una comunicación directa entre los estudiantes y el equipo directivo, además de contar con un profesor asesor, el cual es escogido por el centro de estudiantes de una terna presentada por el equipo técnico-directivo.
  1. Padres y/o apoderados: Existe un centro de padres elegido en forma democrática cada dos años, los cuales presentan un plan de trabajo antes de ser elegidos. El centro de padres fue pionero en la comuna en contar con personalidad jurídica. Además cuentan con un profesor asesor, el cual apoya y orienta toda la gestión de los padres y apoderados organizados. Sus reuniones son mensuales con las directivas de cada curso, las cuales son elegidas democráticamente.
  1. Asistentes de la educación: El establecimiento cuenta con una organización formal por parte de este estamento, el cual tiene su propio funcionamiento y autonomía, donde han elegido en forma voluntaria y democrática a sus representantes. Su objetivo es apoyar el quehacer pedagógico.
  1. La creación de tiempos y espacios comunes de planificación

Existen horas asignadas semanalmente para el desarrollo del trabajo de cada una de las estructuras con el fin de reflexionar, debatir y tomar decisiones que aporten tanto a lo administrativo como a lo curricular y a la convivencia escolar, lo que es canalizado cada lunes con el equipo técnico-directivo:

  1. Equipo técnico-directivo: 5 horas semanales. A modo de ejemplo, en estas horas cada coordinador de ciclo da cuenta de su nivel. Los encargados de convivencia e inspectoría general presentan los casos que han surgido en la semana anterior, como también datos cuantitativos en relación a la asistencia, altas, bajas, entre otras; la coordinadora pedagógica da cuenta de la cobertura curricular y el monitoreo en documentos técnicos; la coordinadora académica presenta las acciones a realizar durante la semana a través del calendario institucional, así como también la organización de las diferentes actividades; y la directora da a conocer la gestión de la articulación con el DEM, como también a nivel ministerial.
  2. GPT ciclo mayor: 2 horas semanales. A modo de ejemplo, los docentes (profesores jefes, de asignaturas y especialistas), acompañados del coordinador de ciclo, toman decisiones en relación a estrategias para mejorar los aprendizajes de los estudiantes, intercambio de experiencias exitosas y derivaciones a psicóloga y/u orientación, así como también acciones que favorezcan el trabajo con la familia.
  3. Trabajo por departamento: 2 horas semanales. Los diferentes docentes acompañados de su líder de departamento, organizan el trabajo curricular de acuerdo a cada asignatura, crean instrumentos de evaluación y estrategias para mejorar los aprendizajes de todos los estudiantes. Esto se realiza en relación a un plan de trabajo por departamento elaborado en el mes de marzo, contando con recursos para llevar a cabo las acciones planificadas, respetando los tiempos de programación.
  1. El establecimiento de estructuras grupales para la resolución de problemas

Respecto a este punto, lo más importante es que existen instancias para la resolución de distintos aspectos de la gestión educativa, tales como: consejo escolar con carácter resolutivo, consejo de profesores y mesa cuatripartita, esta última constituida por integrantes de los distintos estamentos. Se diferencia del consejo escolar en que tiene una mayor representatividad, además de ser de carácter interno, es decir, sin la participación del representante del sostenedor.

  1. Una mayor distribución del liderazgo en tareas específicas asociadas al proyecto de mejoramiento escolar

En relación a esta afirmación, podemos decir que cada integrante de esta comunidad escolar conoce a cabalidad su rol, funciones y tareas; cada persona es valorada por ser persona y por su quehacer; y está establecido que nadie vale más que el otro. A través de este liderazgo distribuido se puede desarrollar un trabajo colaborativo con la libertad de crear y dar respuesta a un sinfín de requerimientos de la comunidad, y en conjunto se toman las decisiones para la mejora, como también se asumen las responsabilidades de dicha decisión. Todo esto permite que los logros de unos sean los triunfos de todos, y los errores de uno sean asumidos por todos, donde el espacio para la reflexión, el debate, el diálogo y el coloquio pedagógico, cobran un valor fundamental para llevar a cabo el liderazgo colaborativo-democrático.

Impactos del liderazgo colaborativo-democrático

¿Qué podríamos decir con respecto al impacto positivo que ha tenido para nuestra comunidad escolar el vivenciar un liderazgo colaborativo-democrático?

Los docentes manifiestan altos niveles de satisfacción debido a la libertad y autonomía para el desarrollo de sus prácticas pedagógicas en cuanto a la creación e innovación para la mejora. Lo antes mencionado, ha favorecido que el monitoreo y acompañamiento al aula lo vean como una estrategia positiva en su desarrollo profesional. Es importante mencionar que los docentes establecen un vínculo con los estudiantes, pero también con el equipo técnico-directivo, ya que ven a estos últimos como pares que asumen la responsabilidad en conjunto frente a los desafíos curriculares. Con este tipo de liderazgo los docentes se ven reflejados en las decisiones que son tomadas por la institución y esto trae consigo un sentido de pertenencia por parte de ellos y un involucramiento con todos los procesos de gestión que se viven en la comunidad escolar, y cualquier dificultad que se presenta, se enfrenta como un colectivo, como una verdadera comunidad.

Con este tipo de liderazgo los docentes se ven reflejados en las decisiones que son tomadas por la institución y esto trae consigo un sentido de pertenencia por parte de ellos y un involucramiento con todos los procesos de gestión que se viven en la comunidad escolar.

Los estudiantes, por su parte, sienten y expresan un gran sentido de pertenencia y compromiso con el liceo. Declaran ser comunidad, con claridad en los conceptos, y hacen vida los sellos educativos institucionales. Se caracterizan por sus relaciones interpersonales, las que se basan en gran tolerancia y respeto con respecto a vivir la inclusividad en el día a día. Se destacan por tener también muchos talentos artísticos, que son fomentados y desarrollados en el liceo en múltiples actividades, por ejemplo: la danza afro, la que bailan todos los niños/as y jóvenes en conjunto con docentes en recreos y horas de esparcimiento. También resalta la alta participación de estos en acciones que favorecen la gestión del liceo, donde queda demostrado la organización y empoderamiento de sus liderazgos.

Los padres y apoderados de nuestro liceo cuentan con una organización con personalidad jurídica propia, lo que les da autonomía en su quehacer y en su rol, aportando permanentemente a la gestión escolar y evidenciando su sentido de pertenencia y compromiso con el logro de los objetivos institucionales.

Los asistentes de la educación, en tanto, son un estamento muy organizado dentro de la comunidad escolar. Son personas comprometidas con la institución. Poseen claridad sobre el proyecto educativo, los sellos institucionales y son valorados en su quehacer diario por todo el liceo. Es importante destacar que muchos de ellos han matriculado a sus hijos/as o sus nietos/as en nuestro establecimiento, con lo que pasan a ser parte del estamento de apoderados y, algunos, líderes dentro de sus microcentros.

Finalmente, para concluir expresaremos lo siguiente: en este escrito no hemos plasmado una experiencia exitosa, sino más bien nuestra filosofía de vida, la cual va en contra del sistema imperante del neoliberalismo que fomenta el individualismo, la competencia, el mecanicismo. Nuestra comunidad quiere rescatar lo colectivo, la transformación de la persona que vela por el bien común más que por el propio, equiparando oportunidades con un sentido de justicia social; por lo tanto, todo nuestro quehacer está enfocado a dar lo mejor de cada uno de nosotros en beneficio de todos.

Somos y seremos, una comunidad viva que piensa, actúa y da ejemplo de ideales y hechos. Somos la suma de niños, niñas, jóvenes y adultos que saben que juntos de la mano… NADA es imposible. Es así como lo declaramos en una de las estrofas de nuestro himno: “Cambiar el mundo, dijo el Quijote, no es locura ni solo emoción. La justicia se logra en las aulas a través de la educación”.

Referencias

Anderson, S. (2010). Liderazgo directivo: claves para una mejor escuela. Psicoperspectivas, 9(2), 34-52.

AUTOR

Paulina Raig Zúñiga

Directora Liceo Ríos de Chile.

Claudia Monsalve Jara

Coordinadora Académica Liceo Ríos de Chile.

Catalina Meza Castro

Coordinadora Pedagógica, Liceo Ríos de Chile.

Viviana Neira Mora

Inspectora general, Liceo Ríos de Chile.

Andrea Quilodrán Olivares

Encargada de convivencia escolar, Liceo Ríos de Chile.

compartir

descargarEste artículo