¿Cuánta tierra necesita un hombre? (Heurtier, adaptación de Tolstoi)

Docencia 60 / diciembre 2016

A Trabajar en el Aula

portada-cuanta-tierra-necesita-el-hombre-web

Autor: Annelise Heurtier. Adaptación de un cuento de León Tolstoi.

Ilustraciones: Raphaël Urwiller

Barcelona: Ediciones Ekaré, 2016

 

“Sobre su parcela de tierra en el oeste siberiano, el campesino Pahom vive con su mujer y sus tres hijos…”: así comienza la historia de una familia de campo, cuyo padre siente que necesita más tierras para alcanzar la felicidad. Aprovechando la venta de un terreno colindante, Pahom, con esfuerzo, compra una parte, pero no cumple su anhelo de felicidad, pues los animales de sus vecinos llegan a comer allí, lo que lo enemista con el resto del pueblo.

Al dar albergue a un extranjero, Pahom se entera de un lugar donde la tierra es más fértil y abundante, por lo que decide mudarse allí con su familia para seguir buscando la ansiada felicidad; por momentos cree que la ha obtenido, ya que le va muy bien, pero pronto vuelve a necesitar más para ser feliz.

Seducido por las historias de un mercader, Pahom viaja en soledad hasta donde los baskires para obtener aún más tierras, las que le son ofrecidas a un módico precio y con la sola condición de recorrer a pie, de ida y vuelta y hasta antes del atardecer, la extensión que él quiera poseer. Esta tentadora oferta será el mayor desafío para las intenciones de Pahom.

En este cuento coexisten la ambición, la inconformidad ante la vida y la búsqueda de lo material. La felicidad, a la que todo ser humano aspira, se obtiene para Pahom solo en la posesión de tierra, en la producción y acumulación de riqueza.

Basado en un relato original de León Tolstoi, el cuento nos permite acceder a un mundo retirado de la ciudad, bucólico y extenso, donde la naturaleza, el campo y el trabajo de la tierra son tan protagonistas como el mismo Pahom; las ilustraciones apaisadas contribuyen sobremanera a este imaginario, donde la mirada del campesino sueña y proyecta, contando y multiplicando en su mente animales, granos y tierras. El uso de la serigrafía y las referencias al diseño gráfico ruso de la primera mitad del siglo XX nos trasladan a la estética de la Unión Soviética. Por su parte, los tonos cálidos y anaranjados sumergen al lector en una atmósfera de melancolía y angustia, como si fuéramos el propio protagonista buscando desesperadamente la felicidad antes de que llegue el atardecer.

En definitiva, esta breve pero conmovedora historia recuerda, sin duda, a la clásica fábula de la lechera, quien divaga entre sueños de riqueza y rompe su cántaro con leche que la llevaría al éxito. Al igual que en esa narración, el protagonista no disfruta ni aprovecha lo que ya tiene, aspirando siempre a más y perdiendo la oportunidad de ser feliz con poco, con lo simple. Por ello, el cuento de Heurtier puede utilizarse para trabajar en la escuela en base a los contextos de vida de cada niño y niña, para reflexionar sobre la felicidad, el inconformismo y la valoración que la sociedad da a lo material.

AUTOR

Sebastián Muñoz

Profesor de Lenguaje y Comunicación. Licenciado en Literatura.

compartir

descargarContenido